¿Cómo evitan los aisladores poliméricos la electrocución de aves?

  1. Inicio
  2. Sostenibilidad
  3. ¿Cómo evitan los aisladores poliméricos la electrocución de aves?

Una red de eléctrica que integre sistemas de protección de avifauna

Una sociedad moderna debe ser respetuosa con la flora y fauna que la rodea. Esto incluye, por supuesto, las protecciones en el suministro de energía eléctrica.

Afortunadamente, las sociedades actuales han ido tomando conciencia de la necesidad de conservación del entorno. Esta concienciación ha adquirido un carácter transversal y ya implica a numerosos sectores. Los avances técnicos en el transporte de energía eléctrica no han sido una excepción, y han tenido en cuenta la importancia de la preservación de la flora y fauna.

Objetivo: evitar la electrocución de aves

Cada año mueren en España decenas de miles de aves por electrocución en líneas eléctricas. Según algunos cálculos pueden llegar a morir hasta 337.000 aves por este motivo. En el conjunto del planeta, el número de aves que pierden la vida anualmente por estas causas puede llegar al billón de ejemplares. De ahí que los sistemas de protección de avifauna adquieran una gran importancia a la hora de revertir esta situación. Conseguir una red de suministro eléctrico que sea respetuosa con las aves va a ser trascendental para el futuro de determinadas especies que actualmente se encuentran en peligro de extinción. Particularmente delicado es el caso del águila perdicera o el águila imperial, aunque hay otras especies que también han resultado muy afectadas por la acción de los tendidos eléctricos, como los milanos o las águilas culebreras.

Cuando un ave se posa sobre una torre eléctrica y su cuerpo hace la función de puente entre dos conductores o conductor y tierra, se produce un cortocircuito que provoca la muerte del ave por electrocución. El diseño de las torres influye directamente en el aumento o disminución del riesgo de electrocución de aves. La dimensión de los postes, la separación de los elementos conductores o la extensión de los aisladores son aspectos que van a determinar el grado de peligrosidad del tendido eléctrico para las aves.

Tradicionalmente, los postes más peligrosos han sido aquellos que cuentan con elementos conductores por encima de la cruceta. La muerte de las aves debida a las descargas eléctricas es un problema que no solo afecta a estos animales. La electrocución de un ave puede provocar que su cuerpo se queme y caiga al suelo envuelto en llamas, con lo que podría propagarse un incendio, con el consiguiente perjuicio para la flora y fauna del lugar y posibles efectos negativos en la economía local.

Además, la electrocución de aves provoca numerosos cortes en el suministro de energía, con el posterior perjuicio. Las empresas eléctricas también se ven perjudicadas por estos accidentes, pues han de reparar los desperfectos de la electrocución. Hay que tener en cuenta que las torres de distribución de energía eléctrica resultan atractivas para las aves, puesto les permiten disponer de un amplio campo de visión para la caza y les ayudan a demarcar su territorio. De ahí la tremenda importancia de que estas torres sean seguras.

Sistemas de aisladores poliméricos para proteger la avifauna

En las redes de suministro eléctrico, la aparición de aisladores poliméricos en la década de los ochenta del siglo pasado supuso un importante avance. Estos aisladores ofrecen un mayor rendimiento respecto a los aisladores tradicionales fabricados con vidrio o porcelana. Además de resultar más económicos en cuanto a su instalación y transportes, aguantan mejor los actos de vandalismo. Estas piezas se han mostrado muy eficaces en la reducción de la electrocución de aves.

Este tipo de aisladores cumple con la distancia mínima que debe haber entre la grapa de amarre y el extremo de la cruceta, una distancia exigida por la normativa vigente para la protección de la avifauna. Esta superficie aislada es aproximadamente de un metro, y en su recorrido se ubican unas aletas de mayor tamaño y buen diseño especifico (que en ocasiones tienen forma de estrella) las cuales impiden o al menos entorpecen considerablemente el posado de las aves. Estas aletas estrelladas van a desempeñar a su vez una función de disuasión para las aves, puesto que no podrán posarse en el aislador.

Un aspecto muy destacable de este sistema de disuasión es que, aunque no permite que las aves se asienten, tiene un efecto bastante inocuo con estos animales, puesto que varios estudios han demostrado que no suponen ningún peligro de que queden atrapadas como consecuencia de estas estrellas. Junto a estas medidas son importantes también los dispositivos que señalizan los cables para facilitar su visualización por parte de las aves, y evitar las muertes por colisión.

RH Corporative Internacional somos un grupo de empresas del entorno de las ingenierías, compañías eléctricas (de distribución y generación de energía), contratistas especializados en sectores industriales y ferroviarios, enfocadas a dar soluciones eficaces a las necesidades de la sociedad, especialmente garantizando la seguridad en proyectos de transporte de energía eléctrica. Somos el líder en Europa como fabricante español de sistemas de protección para la avifauna bajo patente propia, además de destacar como fabricante de moldes para termoformados y como fabricante de moldes para inyección.

Otros artículos de interés

Menú